MIR 54 – CBSP (Infantil Masculí) 46

No hemos tenido un inicio de año especialmente lúcido, la verdad. Toda una pena, ya que veníamos de mantener una dinámica general de entrenamientos buena, hasta que llegamos a la semana de entrenamientos previa al partido. Las enfermedades y una lesión producida el lunes (¡mucho ánimo Dani, vuelve pronto!) nos rompieron el ritmo. Pero lo que es imperdonable por nuestra parte fue la falta de actitud con la que encaramos gran parte del partido. Chicos, los partidos se ganan cuando pita el árbitro el final, nunca antes.

Tras un inicio ciertamente bueno tras un calentamiento mediocre como poco, endosamos un parcial de 4-9 favorable a nuestros intereses, con Alejandro conteniendo al 55 del MIR, uno de los jugadores con más talento de su equipo. Y casi podríamos acabar aquí la crónica, porque a partir de ese momento nuestra concentración desapareció. En un ejercicio de individualismo y egoísmo absoluto, encajamos tres parciales seguidos de 7-3, 10-5 y 9-2 antes de la media parte. Una falta alarmante de defensa y rebote, unida a una ausente circulación de balón y un exceso de tiros de media y larga distancia, provocaron un destrozo en nuestra confianza (30-19 en contra a la media parte). Para más inri iniciamos la segunda mitad con un parcial de 5-1 (35-20), que prácticamente nos desahuciaba del partido. Pero al fin logramos demostrar juego, actitud y carácter. Con una presión altísima (que es lo que deberíamos hacer) y sobretodo movimiento de pelota y lucha al rebote endosamos un parcial de 13-2 que nos ponía cuatro puntos abajo (37-33). El séptimo cuarto fue enormemente igualado, pero estuvimos muy fallones de cara al aro (5-5, 42-38 en contra). Finalmente en el octavo cuarto certificamos nuestra derrota, ya que encajamos tres canastas muy seguidas (otra vez fallos de concentración en defensa, hay que salir a tapar los tiros) y nos vinimos abajo, sin capacidad para remontar (12-8 para ellos de parcial).

Después de la primera derrota del año lo único que podemos hacer es trabajar duro y confiar en los compañeros. El siguiente rival es el C.E. Sant Nicolau de Sabadell, que viene de endosar un severo correctivo al A.D.E. Fuster por 82 a 38. En una liga que se presume apretada (los otros partidos se han resuelto por 3, 4 y 8 puntos el nuestro de diferencia) es muy importante pelear y sumar contra todos. ¡Daremos la cara!

Comparteix la notícia ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.